Venta de La Luna

En el cielo, por las noches, la mayoría de la gente ve la Luna y las estrellas. En 1980 Denis Hope vió un negocio; registrar la Luna y venderla.


El Tratado de las Naciones Unidas sobre el Espacio Exterior, firmado en 1967, postulaba que ninguno de los gobiernos del planeta Tierra tiene derecho a reclamar la propiedad sobre la Luna. Sin embargo, el Tratado no contemplaba el caso en lo que respecta a ciudadanos particulares.

En 1980, un ciudadano norteramericano llamado Dennis Hope encontró este vacío legal y se aprovechó de ello. El empresario se presentó ante un juzgado en Estados Unidos solicitando que se le adjudicara la propiedad de la Luna.

Una vez aprobada su petición ante la imposibilidad de denegarla, se presentó en la Asamblea General de las Naciones Unidas con un documento en el que reclamaba la propiedad de la Luna. Fue entonces cuando comenzó a dividir el terreno en parcelas y creó la empresa “Embajada Lunar”.

Actualmente continúa la polémica en torno a la legalidad de este negocio. Sin embargo, Embajada Lunar asegura a quien todavía tenga dudas que la venta está permitida y que incluso los compradores obtendrán un certificado que atestigua su posesión de territorio lunar.

A pesar de que queda bastante lejos, la oferta es tentadora: un acre de territorio –medida que equivale a 0,405 hectáreas- cuesta 37 dólares. Con su compra, el propietario adquiere el derecho de explotación de los minerales ubicados en la superficie y hasta 3 kilómetros bajo tierra. La iniciativa ha tenido buena repercusión sobre todo en Asia, donde son frecuentes los viajes de astronautas chinos. En América Latina, el país que más compradores presenta es Brasil, seguido de Argentina.

Uno podría preguntarse qué utilidad puede haber en poseer un territorio poco accesible y donde hoy no es posible edificar construcciones o bien, explotarlo con la agricultura. En buena parte las expectativas están puestas sobre la NASA, que presentó un proyecto para construir una base permanente y habitada en la Luna para el 2020. Así, muchos especulan con que el valor de los terrenos aumentará en el futuro gracias a la base.

Aunque parezca una broma o una fantasía, los nueve millones de dólares en su cuenta bancaria producto de la venta de parcelas en la Luna son reales.

Publicado en: Artículos

1 Comentario en "Venta de La Luna"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. juancho dice:

    No tiene sustento todo el tema. Si la ONU (organo supraestatal) decretó que ningun gobierno puede arrogarse la propiedad de la luna eso implica que ningun gobierno tiene soberanía ni jurisdicción en ella.

    En resumen, el gran error de todo este tema es que la corte norteamericana que hizo lugar al pedido de este tipo tendría que haberse declarado incompetente. Todos los que están comprando esa boludez están perdiendo guita a lo pavo!

Comentar