Película “Freaks”

Los críticos de la época se escandalizaron con ella. El público la rechazó. En algunos países llegó a ser prohibida. Esta es la historia de “Freaks”, un film de terror que cuenta una historia de personas con deformidades. Lo particular del caso es que los actores no las simulaban, sino que las padecían en la vida real.

Producida por la Metro Goldwyn Mayer y dirigida por Tod Browning en 1932, la película trata sobre un enano de un circo de “fenómenos” que se venga de una hermosa y rubia trapecista que busca casarse con él para quedarse con su dinero.

La particularidad de “Freaks” –o “Fenómenos” en español- es que fue protagonizada por personas con distintas y espectaculares deformidades físicas. Tan únicas, que no se utilizó ningún tipo de maquillaje en los actores salvo en una de las escenas finales. Así, pasan por la pantalla un sinfín de actores con distintas características, entre otros: “El hombre torso”, un hombre sin brazos ni piernas; “La mujer barbuda”, quien en la película tendría un hijo; una pareja de siamesas, muy atractivas y pegadas por la espalda;  “El hombre esqueleto” , quien pesaba 30 kilos y posteriormente se casó con una mujer obesa de más de 200 kilos; y “José-Josefina”, hermafrodita quien se vestía y aparentaba ser hombre en la mitad derecha y mujer en la izquierda. Muchos de los “fenómenos” se conocían previamente con el enano Hans de espectáculos circenses y es por eso que los reclutó para el film.

 

Algo característico de la película es que en diversas partes repetirán un mantra que es central en el film: “Uno de nosotros”. Este punto es central para comprender lo que construye la película; la cohesión de los “fenómenos”; cómo se ayudan y se cuidan entre sí, casi como una gran familia.

A lo largo de las escenas, el director va presentando a los distintos actores del circo a través de escenas de la vida cotidiana que simplemente mostraba cómo vivían. Cuando éstos perciben que la rubia trapecista se ha confabulado con su amante Hércules para quedarse con la fortuna del pequeño Hans, deciden vengarse de una forma un tanto cruel; si ella quería realmente casarse con un “Freak” debería convertirse en una. Es así que, en una noche lluviosa, los fenómenos se arrastran lentamente por el barro hasta llegar a la infeliz rubia para convertirla en un “monstruo” más cortándole  brazos y  piernas. Este final es el que logró que se califique a “Freaks” como película de terror.

Para comprender cabalmente el film, es preciso situarse en la época; en los años 30′ no abundaban las ideas de igualdad y respeto como pueden existir hoy.  El film abre con un prólogo en el que se intenta explicar la necesidad de amor, compañía y comprensión. Uno de los objetivos del director era demostrar que debajo de su aspecto poco deseable había una persona humana con sentimientos y emociones.

No obstante la aclaración del director al principio de la película, el film fue recibido con gran rechazo por parte de la crítica e incluso fue prohibido en muchos países durante varios años.  Sin embargo, la película dejaría huellas. Por ejemplo, gracias a ella se comenzó a utilizar el término inglés “freak” para referirse a algo anómalo, extraño o marginal. Más tarde se ampliaría su significado con su derivado “freaky”, palabra que alude a una persona obsesionada por alguna afición hasta hacer de ella toda una forma de vida.

Publicado en: Artículos

Comentar